Poné Honduras. Están peor.



El debate sobre el qué hacer se va instalando de a poco. Acá pasó lo que tenía que pasar cuando alguien se desubica en un velorio. Por lo pronto yo, mutis por el foro. Escucho y leo. Este momento es de lo mas jodido y se necesita mucha inteligencia. Dos años y medio que son un pilón para defender y muy poco tiempo para ganar. Seguiremos escuchando.

P/d: El domingo tipo 1 am un amigo recibe un mensaje de texto: "Poné Honduras. Están peor"
Me dio risa.

3 comentarios:

MONA dijo...

No es para alegrarse que los hondureños estén peor que nosotros, pero creo que los argentinos ya aprendimos esa lección. Nunca más un golpe de estado en ningún País de América Latina!!! Y los demás escollos... tendremos que resolverlos...
Saludos

Andrea dijo...

Tal cual Leandro, tal cual, buen enlace...
me quedo con el final...
Con otras formas, a veces con otros objetivos, con otros lenguajes, con otras estrategias. Allí estaremos. Allí estamos.
Un beso

Anónimo dijo...

Compañeras y compañeros,
¿Y si vamos todos a esperar a la Presidenta Coraje, el día que regrese de su misión, como dice la editorial de abajo?
Hagamos correr la propuesta sugerida en el último renglón de esta nota editorial. Permanezcamos todos en contacto.


La América Latina en rebeldía
*Jorge Giles
(Publicado el domingo 5 de Julio de 2009 en El Argentino)

Arde Honduras, territorio avasallado de América Latina.
Arde la democracia. Arde la memoria colectiva de los pueblos.
Como si no bastaran la sangre derramada, los centenares de miles de desaparecidos, los torturados, los asesinados, la república perdida.
Como si no bastara tanta vida trunca, los gorilas blindados, con sus tanquetas y metrallas, volvieron a través de Honduras para imponer sus oscuros propósitos.
Propósitos que nunca serán mejores y más dignos que los que defienden los pueblos.
Propósitos que son una mezcla sucia de dinero, de poder concentrado, de latifundio, de narcotráfico cruzándolos por el medio, de políticas militaristas y de ajustes neoliberales.
Un golpe militar, el pasado domingo, secuestró al presidente democrático Manuel Zelaya.
Lo pusieron en un avión y en plena madrugada lo expulsaron de Honduras.
La OEA, Organización de Estados Americanos, con la presidencia de su Asamblea a cargo del canciller argentino, Jorge Taiana, y la presencia de su Secretario General Miguel Insulza en el país centroamericano, buscó intensamente el dialogo pero se encontró con el fanatismo salvaje de los golpistas y la complicidad con ellos de políticos de derecha, altos jerarcas del poder judicial y de la iglesia católica.
Los golpistas y sus secuaces atrasaron 30 años el reloj de América. Es claramente un golpe contra los nuevos tiempos que corren en el continente y en el mundo. Pareciera ser incluso, un golpe contra Barack Obama, como sostienen algunos respetados analistas y dirigentes políticos.
La represión es brutal. La resistencia popular hondureña, ocupa legítimamente las calles de los pueblos y los campesinos llegan hasta Tegucigalpa para defender la democracia y a su legítimo Presidente.
Cristina, la Presidenta de todos los argentinos, está en el medio de la disputa. Con la misma actitud y coraje con que acudió el día que acorralaron a Evo Morales y la democracia boliviana y ella salió a empujar una urgente reunión de UNASUR para salvar a Bolivia del pasado oprobioso de los golpistas del fascismo local. Con esa misma pasión americana, hoy está junto al pueblo de Honduras.
En honor a su coraje y patriotismo latinoamericano, tendrían que ser muchos los argentinos que concurran a esperarla cuando regrese de Honduras.

(La nota continua)

Related Posts with Thumbnails