Hace 10 años nacía un monopolio



La ley de radiodifusión, sancionada por la última dictadura militar, tuvo distintas transformaciones a lo largo de los últimos 30 años.

La estrategia del grupo Clarín siempre estuvo basada en invisibilizar cualquier discusión de fondo sobre el tema. Es interesante observar el tipo de cobertura que el multimedio realizó, ante la modificación menemista que habilitó la desregulación del sector, permitió la inclusión de PNT (publicidad no tradicional) y la conformación de monopolios, extendiendo el máximo de licencias por persona jurídica de 4 a 24, entre otras minucias.

La nota del diario Clarín del martes 28 de agosto de 1999 es la única referida al tema, en ella se da cuenta de los cambios impuestos por Menem, via DNU, a la Ley de Radiodifusión. La nota es extremadamente descriptiva, como dando cuenta de una decisión burocrática más, nada importante para la gente. Se abrían las puertas de un negocio fenomenal. Nace un monopolio:

Edición Martes 28.09.1999
Modifican la Ley de Radiodifusión
Se establecen nuevos criterios para el cómputo de la publicidad y se amplían las licencias a otorgar

El Gobierno modificó a través de un decreto de necesidad y urgencia la Ley de Radiodifusión N 22.285, que regula las emisiones de radio y televisión. El objetivo, dice el decreto firmado por el presidente Carlos Menem, es adecuarla a las transformaciones operadas en los campos económico, social y tecnológico. En la práctica, implica nuevos criterios para el cómputo de los tiempos publicitarios y una ampliación en la cantidad de licencias que puede tener una misma persona. Como el Congreso se demoraba en tratar el tema, Menem decidió firmar el decreto el 10 de setiembre, que se conoció ayer al salir publicado en el Boletín Oficial y entrará en vigencia a partir de hoy. (Chan, ¡que barbaro este Congreso!, se demora, no trabaja, así que lo obligan al presidente a usar un DNU)

Perdón, sigue la nota:

La norma fue impulsada por el Comité Federal de Radiodifusión (COMFER), que preside José Aiello, lleva la firma de todos los ministros y pone fin al concepto de intransferibilidad de las licencias. Esto significa que a partir de ahora cualquier radiodifusor puede transferir su licencia previa notificación al COMFER. Entre las principales modificaciones de la ley, que data de 1980,

(disculpen, disculpen, “data de 1980” es mas lindo que “de la dictadura”, listo, no interrumpo más)

…se eliminaron conceptos como menoscabar los sentimientos de argentinidad y patriotismo y se resaltaron otros como que los servicios de radiodifusión deben colaborar con el enriquecimiento cultural de la población y deben respetar la libertad, solidaridad social, dignidad de las personas, de los derechos humanos, el respeto por las instituciones de la República, el afianzamiento de la democracia y la preservación de la moral cristiana. El decreto establece que los programas educativos deberán responder a los lineamientos de la política educativa, de acuerdo con la Ley de Educación. El COMFER podrá otorgar a una misma persona hasta 24 licencias (hasta el momento eran cuatro) para explotar radios y televisión.

La única restricción es que en una misma localización sólo se permitirá ser propietario de una radio y un canal de televisión. Además, se podrán constituir redes privadas permanentes, lo que hasta ahora no estaba permitido. Esto quiere decir que, por ejemplo, la programación de una radio local se podrá escuchar en todo el país.

En cuanto a la publicidad, el decreto hizo varias modificaciones: fijó que los anuncios deberán ceñirse a los criterios de la ley en cuanto a la integridad de la familia y la moral cristiana y pautó una nueva distribución de los avisos. Y también ratificó que las radios podrán emitir 14 minutos de publicidad por hora y 12 minutos los programas de televisión, pero los avisos podrán distribuirlos por segmentos. Y aclara que si el horario de emisión del servicio es de 24 horas, la difusión de publicidad podrá ser acumulada en bloques de 6 horas.La otra novedad es que las promociones de los propios programas del canal o de la radio y la señal distintiva del medio no serán computables como publicidad. Además, se pautó que las publicidades de interés nacional, regional o local no podrán exceder un minuto y medio. El COMFER sólo podrá fijar en qué segmento horario se emitirá pero quedará a criterio del medio el horario de emisión.

Que lindo, Argentina año verde, un presidente que se pone los pantalones cuando el congreso “se demora”, eso es gestión carajo, que tanto debate, ahora vamos a poder escuchar “una radio local” en todo el país, y se terminará con esa idea tan estúpida de que una concesión del Estado Nacional no pueda ser negociada por privados. Esto si que es libertad de prensa. ¡VAMOS MENEM!

Lindo ¿no? Ahora veamos como se pone Clarín cuando, tres años después, mas precisamente, el sábado 24 de mayo de 2003, el presidente provisorio Duhalde vuelve a modificar la Ley para permitir que las provincias y los municipios puedan tener licencias de radiodifusión. En esa oportunidad el diario elige un editorial para dar cuenta de la preocupación de la prensa independiente por el avasallamiento de las instituciones democráticas y la libertad de expresión:

EDITORIAL
Un decreto que afecta la radiodifusión
En oportunidades anteriores, y desde esta misma columna, se han señalado las perturbaciones que provoca el ejercicio de facultades excepcionales. Lamentablemente, y cinco días antes de dejar su cargo, el presidente Eduardo Duhalde ha dictado un decreto de necesidad y urgencia que no se compadece con ninguna razón legítima y que, asimismo, provoca gran preocupación.
(eh, pero que el congreso se demora ¿no era una razón legítima para sacar un DNU? Perdón, sigue)

Así, y sin que se presentaran las condiciones requeridas por el artículo 99, inciso tercero, de la Constitución Nacional, ya que no existe ninguna circunstancia excepcional que hiciera imposible seguir los trámites ordinarios para la sanción de las leyes, se dictó un decreto por el cual se sustituye un artículo de la ley 22.285 de Radiodifusión, a fin de autorizar a los gobiernos provinciales a contar y explotar un canal de televisión y una emisora de radio AM. También se permite a los municipios disponer de una radio FM.

Apenas conocida, la medida despertó fuertes rechazos. La Asociación de Radiodifusoras Privadas Argentinas (ARPA) y la Asociación de Telerradiodifusoras Argentinas (ATA) afirmaron que el decreto configura un "sorpresivo ataque a la radiodifusión privada", y que se alteró el marco legal de forma inopinada, inconsulta y antijurídica. Las entidades consideraron que la sanción del decreto, "parece atender a requerimientos de los jefes políticos provinciales y municipales, con una norma de absoluta excepción".
(esto me suena)


Los organismos referidos perciben que la medida tiene consecuencias políticas distorsivas, que colocan al oficialismo en una posición dominante ente una disputa electoral, formulando, además, el siguiente interrogante: "¿No sería mejor que los gobiernos provinciales y municipales se dedicaran a atender las necesidades de la población en lugar de querer tener medios propios para las futuras campañas?"


Y es que si algo enseña la configuración del espacio público en las sociedades occidentales es el peligro que implica el abuso y la manipulación estatal de la información, un peligro que perturba el desenvolvimiento de los medios independientes y que, entonces, termina afectando a la libertad de prensa y de expresión.

(upa, esto lo escuché en algún lado ¿donde, donde? bue ya me voy a acordar)

El ejercicio de esta libertad básica puede verse afectado también si los gobiernos manipulan la distribución de la publicidad oficial para discriminar entre medios públicos o independientes o entre los mismos independientes. En este caso en particular, el decreto cuestionado provocará, por la explotación de las señales provinciales y municipales, una seria distorsión del mercado publicitario, que afectará negativamente a muchos medios.

Lindo mensaje. Me voy a comprar el diario.

1 comentarios:

MONA dijo...

¿quién dijo que... "LO IMPORTANTE ES QUE PODAMOS DISCUTIR, RAZONAR Y ENTONCES, NO HACER SOLAMENTE EJERCICIO POLITICO DE OPOSICIÓN, SINO ESENCIALMENTE TRABAJAR POR LOS INTERESES DE NUESTROS REPRESENTADOS"?
Adhiero

Related Posts with Thumbnails