"La Mañana de Córdoba" le pega duro a Clarín



En el día de ayer, el diario "La Mañana de Córdoba" publica en la sección política una nota intitulada: "Paso a paso, cómo pactó Clarín con Videla para quedarse con Papel Prensa"


La nota arranca suavecita:

La edición de ayer de Clarín fue un compendio de “operaciones” profundizando la línea de escandalizar a sus lectores. A decir verdad el monopolio carece de sutilezas. Esto dicho en todo sentido. Desde su constante extorsión a los dirigentes políticos y empresarios hasta la selección del enfoque de sus temas así lo confirman. Por ejemplo, ayer para hablar de la pobreza de Villa Fiorito decide poner en el centro de la escena a Maradona (figura que ahora asocian a la AFA, y con ello al fin del negocio del fútbol que explotaron impunemente). Un recurso que en manos de periodistas mediocres, deja al desnudo el grotesco. Pero lo más descarado fue la versión sobre el avance del gobierno sobre Papel Prensa, empresa de que el Estado es copropietaria y cuyo rol fue, hasta ahora, penoso porque todos los gobiernos la dejaron en manos de Clarín para que hiciera con ella y con el sistema de fabricación y distribución de papel lo que quisieran. Claro está que lo que quisieron e hicieron desde Clarín con papel Prensa fue asfixiar al resto de los diarios. Clarín teme perder privilegios después de décadas y usa sus 258 medios para amplificar falsedades. Le entregamos a nuestros lectores la “otra” historia, la que Clarín y buena parte del sistema no da a conocer. Cómo se quedó Clarín con Papel Prensa. Es la historia de uno de los tantos saqueos de este grupo a la sociedad argentina.

Más allá de esta nota, es interesante observar que, desde que Clarín entró en emoción violenta, el grupo viene perdiendo 2 o 3 cosas que, en la vorágine cotidiana, no se alcanzan a caracterizar en su real envergadura.
Lo cierto es que Clarín ha dejado de ser intocable. La mirada objetiva, la posición ideológico política de centro del gran diario Argentino es hoy parte del pasado.
Sus tapas ya no son lo que eran. El país, por primera vez en muchos años, discute cosas distintas a las del monopolio. Clarín ya no impone agenda, es uno más, el más grande sí, pero uno más. Esto es notorio en el recorte diario que realizan las producciones de radio de la primera mañana. Si uno presta atención verá como progresivamente se va dejando atrás un esquema de, digamos, "Convertibilidad de la información" (1 noticia de clarín = 1 tema que se desarrolla en todos los programas) y a cambio se tiende, casi naturalmente, hacia una "Canasta de noticias". Lo que define la agenda diaria ya no es aquello que el Grupo Clarín visibiliza como lo más destacado, sino la noticia que logre mayor preponderancia en los periódicos más importantes. Si el hecho noticioso es publicado por Clarín, se busca que esté apoyado por algún otro diario. Clarín por si mismo ya no define la agenda. Clarín + La Nación, por ejemplo, sí.

Obviamente que el grupo sigue manteniendo la hegemonía en la imposición de la agenda pública, pero ya no es un atributo exclusivo.

Éste y no otro es el principal problema periodístico por el que atraviesa el grupo, mucho más importante que, por ejemplo, la pérdida sostenida de lectores.

Related Posts with Thumbnails